¿Quieres comprarle una Tablet a tu hijo? Ésto es lo que debes de saber

En medio de esta masificación de la tecnología en la que nos encontramos; es normal que te preguntes cuándo debe preocuparte el uso que tu hijo le dé a la computadora o al celular. Hoy, producto de las diversas adicciones que se han conocido alrededor de lo digital; es usual que muchos padres se cuestionen si deben o no darle una Tablet a su hijo, y en qué momento debe ser esto. Los estudios demuestran que eso no depende tanto de la edad del pequeño; sino del uso y finalidad que queremos que le dé a la tecnología.

Como es claro que no podemos eliminar la tecnología de la vida de nuestros hijos. Y que tampoco es deseable por las ventajas que ésta representa; es primordial, para ejercer equilibrio, que se promueva el interés de los niños por actividades al aire libre. La Asociación Americana de Pediatría; recomienda para los niños en preescolar una exposición máxima de 2 horas diarias a las pantallas como celulares, tabletas, computadoras y televisores; antes de esta edad, el niño no debería tener acceso a estos aparatos.

Un estudio realizado por la Kaiser Family Foundation el año pasado; encontró que los niños en edad escolar pasan un promedio de 7 horas y media al día delante del televisor, un ordenador, un teléfono inteligente u otro dispositivo digital. Esa es una hora y 17 minutos más de cuando se hizo el estudio hace cinco años. El hecho de que la mayoría de los dispositivos son móviles da acceso a los niños en lugares en los que antiguamente era impensable; en el autobús, en la sala de espera del médico o en casa de la abuela. Aunque el estudio de Kaiser involucró a niños y adolescentes de 8 a 18 años; cualquier persona que tenga más de un niño sabe que los pequeños hermanos y hermanas siguen los pasos de sus hermanos mayores.

Incluso los bebés pasan delante de las pantallas unas dos horas al día a pesar de que los médicos recomiendan que los niños menores de dos años no estén delante de los aparatos electrónicos. Parece que los medios digitales; son una parte importante de la vida de los niños, tanto como el aire que respiran. Si esto es bueno o malo para los niños es algo que no está exento de controversia; pero el reto está en encontrar la forma de ayudar a los niños a que se beneficien de las herramientas de alta tecnología. Al mismo tiempo que juegan y aprenden sin que las tecnologías se apoderen de sus vidas.

Una de las principales preocupaciones de quienes han investigado el tema del uso de tecnologías en los primeros seis años de vida es el hecho de que los niños que pasan más tiempo utilizando estos aparatos tienen menor tiempo de actividad física; y esto puede tener repercusiones en la salud del menor.

Un estudio de la Universidad Saint George en Londres, Inglaterra; señaló que los niños que pasan frente a pantallas más de tres horas al día tienen más riesgo de tener niveles elevados de grasa corporal, resistencia a la insulina y diabetes.

La investigación, publicada el pasado 13 de marzo en la revista Archives of Disease in Childhood; tomó en cuenta a 4,495 menores de 200 escuelas. A todos ellos se les hicieron exámenes de grasa en la sangre, resistencia a la insulina, químicos inflamatorios, presión arterial y grasa abdominal. También se les preguntó por el tiempo que pasaban a diario con el televisor, computadoras, celulares o consolas de videojuegos.

Los niños en promedio pasan seis horas al día con estos dispositivos; pero los efectos negativos comenzaban después de las tres horas. Los hombres eran más propensos a pasar más tiempo en estos dispositivos que las mujeres.

Entre más tiempo pasaban ante estos aparatos, mayor sobrepeso y grasa corporal tenían. «Si lográramos reducir el tiempo que los niños pasan ante estos aparatos. Podríamos también reducir el riesgo de que tengan diabetes tipo 2 en su vida adulta»; manifestó en un comunicado de prensa Claire Nightingale, coordinadora del reporte.

¿Qué deben de realizar de actividad física? En estas edades no es necesario un programa estructurado de ejercicio; basta con que salgan a jugar y hagan actividades que los reten físicamente: correr, trotar, brincar, jugar escondido, jugar «quemados», brincar la cuerda o jugar «resorte» o practicar fútbol; pueden ser algunas soluciones. O si no, simplemente el hecho de salir a caminar.

Si estas actividades se realizan al aire libre; también hay una mayor oxigenación del cuerpo y recibirán vitamina D de los rayos solares (aunque sí es necesario utilizar bloqueador solar para evitar quemaduras).

Guernsey concluye: «El mensaje es claro: la tecnología es una herramienta, no una niñera ni un entretenimiento en sí mismo; puede ser muy útil, pero también puede ser muy dañino. Y nada sustituye el tiempo con los padres y abuelos, con los niños de su edad; al aire libre y haciendo actividad física».

Si desde el nacimiento seguimos este tipo de recomendaciones y además mostramos como adultos un modelo adecuado; podemos desarrollar una relación sana con la tecnología. Por último; no podemos olvidar que como padres se debe ejercer un control sobre el uso de las tecnologías en el hogar; y que a pesar de que puede ser un poco más difícil, es responsabilidad actualizarse constantemente para ejercer correctamente ese control.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *