Queridos Roomies, los dejo para siempre

Queridos Roomies:

Sé que probablemente les sorprenda entrar a mi habitación y no encontrar nada más que esta carta… pero tengo que confesarles, ya no puedo más.

Esto no es problema de ayer o de una semana, ya era algo que venía pensando desde hace varios meses, y es que ya nuestra dinámica no respetaba la sana convivencia entre nosotros.

Desde el vigilar la hora a la que llego, o la hora a la que me voy, interrogar a las chicas que llevo al departamento, los tiempos excesivos para bañarse, lo cual siempre significaba llegar tarde a mi trabajo, vigilar todos mis movimientos, pedirme explicaciones a cada cosa, investigar a mis amistades; hasta no respetar mi comida en el refrigerador… las cosas ya no podían seguir así.

Es por eso que con esta carta me despido, me voy. Sabíamos que tarde o temprano esto iba a suceder. Tal vez no en un lapso tan inmediato, pero conocí a alguien que tiene todo lo que necesito y además, se ajusta a mi presupuesto.

A donde voy, no hay problemas, seré libre. Con él todos mis sueños se harán realidad y sé que mi futuro está en buenas manos.

También sé que ustedes solo quieren lo mejor para mí y me apoyaran en esta decisión inamovible y nuestra relación seguirá intacta, al final de todo… somos familia.

No es un adiós, sino un nos vemos… el sábado.

Los quiero mamá y papá.

P.D. #YaTengoCasa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.