Oportunidades del 2020 para el sector inmobiliario

Durante el 2019 el mercado inmobiliario en México ha presentado un comportamiento complejo a nivel general, factores como la caída en el PIB de la construcción, el freno en nuevas obras en la CDMX, y la incertidumbre ha supuesto un importante desafío para el futuro del sector. Sin embargo, el factor demanda ha sido y seguirá siendo clave para la industria. Las ventas de inmueble han tenido una desaceleración importante con crecimiento de apenas un 0.5% trimestral. Aunque con respecto al financiamiento por medio de la banca comercial, con cifras hasta agosto del 2019, se observa un crecimiento del 8% en la colocación de créditos en el último semestre.

Esto nos indica que el comprador final mantiene su confianza y está aprovechando las condiciones de financiamientos que el sector inmobiliario ofrece; sin embargo, quien está frenando su decisión es el inversionista, quien históricamente ha representado un fuerte impulsor de la industria. Para este mercado, es necesario ajustar los productos y alinearlos con las políticas actuales, así como la demanda, de tal forma que retomen su confianza en el sector. Para ello Tu Casa Express seleccionó 5 factores relevantes a considerar:

12 nuevos corredores inmobiliarios en la CDMX

Por medio del «Programa especial para la regeneración urbana y vivienda incluyente», el gobierno de la CDMX anunció recientemente el desarrollo de 12 corredores, donde en conjunto con los desarrolladores se busca la construcción de complejos inmobiliarios con vivienda asequible para acercar a los trabajadores a sus centros de trabajo. Estos se encuentran cercanos a polos de oficinas/corporativos, y en general cuentan con infraestructura y servicios; por lo que la adquisición en estas zonas podrá significar una oportunidad aún mayor a la que actualmente ofrecen. 

Las oportunidades de crédito

Factores como tasas de interés estables sobre un 10.3% en un plazo promedio de 19 años, con un índice de morosidad que se ha mantenido menor al 3% en la banca comercial en los últimos años de acuerdo con la CNBV, brindan una perspectiva positiva para el crédito a la vivienda; aunado a la amplia oferta de productos hipotecarios que cada vez se adaptan más a los distintos perfiles y necesidades del consumidor.

Diversificación en la oferta

Actualmente existen múltiples opciones para atender la demanda del mercado y capitalizar la compra de un inmueble. Como es el caso de la CDMX, que al ser una ciudad con alrededor de 22 millones de habitantes; donde anualmente se requieren más de 70 mil viviendas (sólo considerando la demanda por adquisición), el déficit sigue siendo un reto. Donde la población joven y en edad de demandar vivienda sigue siendo la más representativa. Es decir, hay suficientes compradores y posibles arrendatarios.

Hoy un inversionista tiene acceso a una amplia gama de productos en diferentes regiones del país; por ejemplo: una vivienda vacacional en Tulum con servicio de administración de rentas y rendimientos anunciados del 8 al 13%, estudios orientados a estudiantes en Puebla, Mérida o Querétaro con instalaciones y amenidades tipo campus universitario, suites para ejecutivos en las inmediaciones de los principales corredores corporativos del país, entre muchas otras alternativas. 

A nivel nacional, además de estos factores, hemos identificado marcadas tendencias en el mercado; como es el caso de la verticalización en casi todo el país con destacados casos como Querétaro donde hoy prácticamente el 50% de los desarrollos son de tipo vertical (en el 2014 esta vivienda representaba apenas el 25%) o Tijuana, donde los departamentos participan con casi el 60% de la oferta.

Nuevas alternativas para el sector inmobiliario

Uno de los primeros desarrollos residenciales bajo este concepto fue Parques Polanco, ubicado en las inmediaciones de una de las colonias de mejor posicionamiento y plusvalía en la CDMX. El combo centro comercial/departamentos resultó tan exitoso, que la última fase del proyecto de rentas institucionales, una vez que el desarrollador detectó que la mayor parte de los clientes del proyecto fueron inversionistas, quienes en general capitalizaron exitosamente su patrimonio, tanto en plusvalía como en rentas. Hoy en día este tipo de proyectos se encuentran en pleno auge, no sólo en las grandes ciudades del país, sino también en otras regiones; y además en combinación con otros usos inmobiliarios, tales como oficinas, consultorios, hospitales, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.