Hijos mimados= Adultos débiles

Cada vez es más común encontrarse en alguna plaza o parque a un niño haciendo un tremendo berrinche y a unos angustiados padres tratando de negociar con los hijos para que se detengan, en lugar de darles una llamada de atención fuerte. No es que esté mal entablar un diálogo con tus pequeños, pero cada vez estamos siendo más permisivos, lo que genera que estemos creando hijos mimados.

¿Cómo educas a tus hijos?

Es muy fácil hacer el diagnóstico, repitiendo esos patrones, estamos educando a niños mimados con nula tolerancia a la frustración, los pequeños que a la primer lágrima obtienen todo lo que quieren o se quejan porque en la escuela les llaman la atención y “lastiman su autoestima”, se comportan así por que sus padres siempre les han resuelto todo.

Según expertos, los motivos de estas conductas por parte de los padres, se deben a que quieren evitar que sus hijos pasen por las mismas dificultades que ellos tuvieron en su infancia, creando un círculo social cómodo, blando y sobretodo ficticio.

También este comportamiento se deba a que en la actualidad es más común que ambos padres trabajen, por lo que de alguna forma intentan limpiar la culpa de no estar presente todo el tiempo, por lo que lo último que buscan es usar el poco tiempo que tienen en regaños o estableciendo límites claros.

De la misma forma, la nueva ola de consumismo que tenemos hoy en día nos puede generar un presión a la que muy fácilmente cedemos, por lo que tendemos a darles todo sin medida, sin enseñarles que todo es gracias a un esfuerzo. Lo que genera que nuestros pequeños piensen que son merecedores de todo, con solo el hecho de tronar los dedos.

Si somos permisivos en todo, no ayudamos a fortalecer su carácter y eso a mediano o largo plazo se verá reflejado en su adultez, ocasionando que teman a la responsabilidad de tomar decisiones o incluso tengan una nula habilidad de tolerar el rechazo o el fracaso.

Es difícil para muchos padres poner límites y reglas en la casa, pero tienen que tomar en cuenta que estas son fundamentales para que sus hijos crezcan con valores y buen comportamiento, así como con un buen desenvolvimiento en la sociedad, es por eso que en Fundación Infantil Tu Casa Express te presentamos algunos consejos para evitar que tu hijo desarrolle estos problemas:

1. Pon reglas concretas:

Las reglas generales como “pórtate bien” o “sé bueno” no dan una idea centrada sobre qué deben o no deben hacer los niños; pues al ser pequeños muchos no saben aún distinguir entre lo bueno y lo malo.

2. Di menos “no” y más “sí”:

No para consentir todo lo que quiera o que accedas a sus berrinches, pero para que no sienta un rechazo inmediato a la palabra “no”.

3. La etapa del por qué:

A los niños les gusta entender qué pasa a su alrededor; esto incluye el saber la razón por la que sus padres le dan una orden. Deja el autoritarismo a un lado y empieza a explicarle a tu hijo por qué tomas las decisiones que tomas

4. El problema no es él, es lo que hace:

En la medida en el que entiendas que la conducta del niño es lo que está mal y no él como tal, lo sabrás guiar hacia lo que tú esperas que haga. Si hace mal la tarea no lo regañes o lo insultes por no saber hacerla; quizás el problema se deba a algún déficit de atención que debes tratar.

5. Enséñale cómo resolver problemas:

Si tus respuestas son tajantes “no” le creas frustración. Muéstrale que a veces no se puede tener lo que se quiere; pero no por eso debemos sentirnos mal, hazle saber que hay otras cosas disponibles.

Estos son algunos consejos que te damos para mejorar el carácter de tu pequeño y que se desarrolle plenamente en sociedad; debes de tomar en cuenta que cada quién se comporta de manera distinta por lo que abordar el problema de diferentes ángulos siempre será mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *