Educación emocional, 5 ejercicios para trabajar con tus pequeños

La educación emocional es clave para el bienestar de los más pequeños. En las últimas décadas, un concepto ha irrumpido con fuerza en el campo de la Psicología, tanto en la clínica, laboral, educativa y deportiva, es la inteligencia emocional. El objetivo de la educación emocional es el desarrollo de varias competencias, tales como la  conciencia, autogestión, inteligencia interpersonal, habilidades de vida y bienestar.

La inteligencia emocional ha demostrado tener muchos beneficios, es por eso que en Tu Casa Express te proponemos una serie de estrategias y consejos para la educación emocional en niños.

Enseñarle que hay límites

Un problema común en los seres humanos es aprender a dominar nuestros impulsos. La inteligencia emocional es clave para que aprendamos a gestionarlos; ahora bien, antes es necesario poder identificarlos.

Por eso es importante comenzar a enseñarles desde pequeños que no siempre pueden tener lo que quieren. Por ejemplo, siempre que sea posible es necesario explicarles las consecuencias de sus acciones. Con este tipo de acciones se fomenta el autocontrol.

Dejar que exprese las emociones

Algunos adultos creen que los niños son demasiado pequeños para entender ciertas cosas. Pero ya en edades tempranas debemos confiar en nuestros hijos y permitirles que se expresen libremente, también sus emociones. Si les damos un espacio de comodidad para que puedan confiarnos sus sensaciones les estaremos dando un mensaje positivo que pueden aplicar en otros contextos, por ejemplo, la escuela.

Crear un espacio para el diálogo

No es necesario tratar a los niños como adultos, pero sí que es necesario fomentar el diálogo, que aprendan en edades tempranas. Esto es importante para que los niños crezcan con las habilidades de diálogo necesarias para convertirse en personas capaces de negociar y de llegar a acuerdos con otras personas. En el mundo de los adultos las relaciones interpersonales son importantes para lograr el bienestar mental y emocional.

Trabajar la empatía

La empatía, es decir ponerse en el lugar del otro, también es uno de los elementos más importantes de la inteligencia emocional y, por tanto, debe ser enseñada cuando los niños son pequeños. Esto es importante también para asegurarnos que el punto anterior se lleva a cabo, porque así serán capaces de pactar y acordar de manera democrática. La empatía es clave para que dejen de lado su egocentrismo.

Ponle ejemplos para solucionar sus problemas

Desarrollar la capacidad de solución de problemas es necesario para adaptarse al entorno cambiante en el que nos encontramos. Ya no solo los niños, sino los adultos también se ven superados por las emociones negativas. Si les ponemos ejemplos a los niños, es más fácil que aprendan a gestionar sus emociones y los conflictos que les rodean.

La educación emocional es una capacidad que se aprende y que tiene por finalidad aumentar el bienestar personal y social. Trabajarla desde temprana edad le dará múltiples beneficios a tus pequeños. Aprovecha estos consejos y ponlos en práctica, estamos seguros que en muy poco tiempo, verás los resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.